Reseña Otaku - Noragami


Género: Acción, Aventura, Shounen, Sobrenatural, Romance
Temporada: 1º de 2
Estudio: Bones
Año: 2014
Episodios: 12

SINOPSIS

Yato es un dios menor cuyo sueño es tener una gran cantidad de seguidores que lo adoren y recen plegarias por él. Desafortunadamente, su sueño está lejos de hacerse realidad, ya que no tiene ni siquiera un solo santuario dedicado a él. Para empeorar las cosas, la única socia que tenía para ayudar a resolver los problemas de la gente acaba de renunciar. Su divina suerte sólo podría cambiar cuando se tropieza con Iki Hiyori, quien le salva la vida. Este hecho deja a Hiyori en un buen lío también, por lo que se quedará a su lado hasta que su problema se resuelva. Junto a Hiyori y su nuevo socio Yukine, Yato hará todo lo que pueda para ganar fama, reconocimiento y sólo tal vez, una capilla dedicada a él también.


OPINIÓN

Este anime lo empecé porque cuando salió se hizo muy famoso (todo el mundo hablaba de Noragami, oh Noragami, que guay Noragami) y odio seguir las tendencias, así que pasé de él por el simple hecho de que estaba de moda. La sinopsis tampoco me llamaba especialmente la atención, pero como llevo un tiempo viendo anime tras anime, decidí darle una oportunidad y, bueno, no ha estado mal.

Hiyori es una estudiante normal que por casualidad ve el anuncio de un gato perdido que había puesto Yato haciendo uno de sus trabajos. Entonces, por casualidad, ve a Yato perseguir al gato por el medio de la carretera y se lanza a salvarlo, siendo arrollada por un... ¿camión? ¿Autobús? No me acuerdo, pero por un vehículo grande. A partir de ahí, Hiyori se queda dormida y su alma sale de su cuerpo, permitiéndole ver a los ayakashi, una especie de sentimientos amargos y miserables que se transforman en monstruos que obligan a la gente a suicidarse, asesinar, etc. Ella, en un principio quiere volver a la normalidad, y ese es el lazo con el que une a nuestra protagonista y el Dios.

Hiyori, en uno de sus paseos en versión alma, se mete en problemas y Yayo, quien no tiene un arma (un shinkki, formada de almas puras que ayudan a los Dioses en su batalla) solo puede alcanzarla y huír con ella. Pero en un determinado momento, ve un alma pura y con rapidez la vuelve su Shinki.
Un "shinki" es alguien que ha muerto una vez. Las almas de los suicidas ya están poseídas por un demonio, así que no pueden convertirse en "shinki".
La mitad del anime se basa en los problemas que tiene con su Shinki y la otra mitad problemas por culpa de su pasado. Hiyori se ve arrastrada una y otra vez a las locuras que le pasan a este Dios al que poco a poco le va cogiendo cariño.

Lo ponen en categoría de romance, pero solo se da entender que los dos sienten algo el uno por el otro. Me habría gustado que se hiciera notar esta parte un poco más. En cuanto a la trama, me pareció algo sorprendente el hecho de que solo tratara dos problemas, y que el primero fuera el que más me interesara. Yukine (que es así cómo se llama su Shinki cuando está en versión humana/fantasma) comienza a portarse mal, a cometer delitos, y durante los 7 primeros capítulos en eso consiste la trama. Se profundiza más en los sentimientos de este personaje, tanto Yato como Hiyori tienen que convivir con el dolor de que su amigo se sienta de tal manera...

En la segunda trama, Yato tiene otro Shinki que es como la "prostituta" de los Dioses, en el sentido de que sirve como arma a muchos Dioses. Estos, son bautizados como "Nora". Ella parece estar muy interesada en servirle, pero pronto le vendrá con un problema mayor, un Dios de la calamidad que parece conocer a Yato...
Yo... Espero que Hiyori no me haya olvidado, ¿o lo ha hecho...? Porque... si realmente desaparecí de sus recuerdos... incluso si logro regresar con vida... no significaría nada para mí.
Esta segunda trama me pareció mal construida. Se le dedicaron tan sólo 5 capítulos. El pasado de Yato no lo entendí, y menos por qué ese Dios tenía ese deseo tan particular. Por qué Nora traiciona a Yato y todas las cosas que suceden. Lo único que puedo salvar de esa trama es el final, que me pareció muy bonito entre los personajes, porque el resto, sí, me parecían interesantes las peleas, los sentimientos unos por otros, el hecho de que Yato se preocupara tanto por Hiyori... pero lo que fue la trama en sí no me atrajo para nada.

En cuanto a la parte de comedia, me hizo reír en varias ocasiones, aunque tampoco es para tanto. La personalidad de Yato cuando no está serio es graciosa, pero cuando está serio es muy sexy *-*. Lo prefiero serio, a decir verdad.


¡AH! Algo que tengo que comentar y que ayuda mucho a tener una taaan buena puntuación a este anime, es que Yato tiene la voz de mi seiyuu (doblador japonés) favorito: Hiroshi Kamiya. Era un auténtico orgasmo oírle hablar cuando estaba serio, porque es el tono de voz que me encanta de este seiyuu. En fin, que soy una fangirl de él. Hubo series que las vi solo por escucharle hablar. ¡NO, NO ESTOY LOCA!

En conclusión, es una serie que podría haber sido más. Que el principio me enganchó pero que se estropeó al final al intentar meter tantas cosas y no saber explicarlas bien. Sin embargo, la recomiendo porque es amena y los capítulos se pasan rápido. ¡Dadle una oportunidad!

Lo mejor: La primera parte y el final.

Lo peor: La segunda parte.

PUNTUACIÓN

3,5/5

1 comentario:

  1. ¡Hola! La verdad es que no lo conocía, pero, me llama la atención.

    Un beso y felices lecturas<3

    ResponderEliminar